viernes, 16 de junio de 2017

Edición fotográfica

Pasemos finalmente al modo REVELAR.

1. En esta pestaña veremos diferentes menús desplegables a la izquierda, de los cuales solamente nos interesa el menú HISTORIA, donde podremos ver todo lo realizado a la fotografía, y donde podremos dar pasos atrás.



2. Ahora centrémonos en la edición. Hemos visto que por defecto deberíamos ver en todas el tema del encuadre y el tema de la corrección de lente. 

2.1. En cuanto al ENCUADRE, recordad fijaros en cómo está el candado y en si queremos mantener unas proporciones determinadas (candado cerrado) o no (candado abierto).



2.2. En cuanto a la CORRECCIÓN DE LENTE, recordad activar la corrección cromática, y comprobar la corrección de perfil (si nos gusta el resultado o no).

En caso de fotografías en las que haya líneas rectas de edificios... podemos intentar corregir las distorsiones existentes probando las diferentes opciones de UPRIGHT.



3. Finalmente vamos a editar la fotografía en el menú BÁSICOS, trabajando la exposición (trabajando también independientemente las altas luces y las zonas de sombras), la temperatura de color (mejor no tocamos la opción de matiz), la claridad (ajustes de contraste de los tonos medios) y la intensidad (sustituyendo a saturación como herramienta utilizada para dar más o menos intensidad a los colores).

Desde este mismo menú podemos pasar la fotografía a BLANCO Y NEGRO. Es importante hacerlo al principio, puesto que el resultado óptimo es diferente en cuanto a contraste y exposición, ya sea una foto en color o en B/N. 




Para ello, no podéis olvidar tener seleccionados los tiradores superiores del histograma, donde veréis cuando se queman las altas luces (en rojo) y cuando se empastan los negros (en azul).









El histograma

El histograma es el gráfico estadístico que representa la cantidad de pixeles para cada valor de luminancia de una imagen. Estos valores varían entre el 0 que corresponde al negro y el 255 correspondiente al blanco. La importancia del histograma en fotografía digital radica en que a partir de este gráfico, podemos hacer una rápida interpretación de la exposición que tiene la imagen.

Cabe aclarar que no siempre desearemos una imagen “equilibrada” en cuanto a la gama tonal, pues podríamos buscar deliberadamente conseguir imágenes en clave alta o baja, según nuestra intención.

Gracias al histograma podemos exponer con más facilidad incluso que con el fotómetro aunque la desventaja es que normalmente las cámaras no te permiten ver el histograma antes de realizar la fotografía.

Podemos usarlo para exponer de diferentes maneras:

- Exposición correcta al gris medio: es aquella exposición donde el histograma está centrado y llega lo más posible a derecha intentando mostrar lo más fielmente posible la realidad fotografiada.

- Exposición a la derecha: es la que no busca tanto el resultado estético correcto de la foto en un principio, si no, la mayor cantidad de información posible y evitar el mayor ruido en la imagen posible. Ya en la posterior edición se buscará el resultado correcto. 

El color negro en fotografía digital significa falta de información. Por lo tanto, si al fotografiar lo llevamos hacia un gris, este sí tendrá información. En el posterior procesado subexponiendo llevaremos ese gris de nuevo a negro, pero en este caso con información. Esto significara menos ruido en nuestra imagen.

Hay que recordar no tener en cuenta las luces directas y los reflejos, especulares o no, que entren en nuestro encuadre a la hora de exponer. Si intentáramos recuperar esas luces, el resto de la fotografía quedaría subexpuesto. A veces puede ser una fotografía estéticamente interesante.

Por último, un apunte sobre lo que ocurre cuando disparamos en RAW con respecto a las luces altas. Podremos recuperar ciertas luces quemadas. Una fotografía en color, recordemos tiene 3 canales (Red, Green, Blue) así que cuando vemos un histograma en gris estamos viendo el histograma promedio de los histogramas de cada canal. Si las luces quemadas de las que hablamos están en solo uno de esos canales, podremos recuperar la información.

jueves, 8 de junio de 2017

Indicadores y etiquetas de color

Hemos hablado de los indicadores (banderas blancas y negras) y de su uso, útiles para seleccionar aquellas fotografías que nos gustan y aquellas que queremos eliminar. 

Las etiquetas de color:
Amarillo: marcaremos todas las fotografías que estamos editando.
Rojo: marcaremos aquellas fotografías que no están editadas o que queremos editar primero.
Verde: marcaremos aquellas fotografías que ya hemos terminado de editar.
Azul: marcaremos aquellas fotografías que ya hemos terminado de editar en Lightroom pero que queremos seguir editando en Photoshop. 
Morado: marcaremos aquellas fotografías que vamos a editar en blanco y negro o que vamos a editar para realizar una panorámica.

Una vez hayamos gestionado nuestro archivo, con los indicadores y los colores, podemos decidir ver solamente aquellas fotografías que nos interesan. Para ello, pincharemos (estando en el modo de vista cuadrícula) ATRIBUTO.


De este modo podremos seleccionar solamente las fotografías que queramos ver. Recordad que son botones que cuando presionas una vez se seleccionan, y debemos presionar otra vez más para deseleccionarlos, o bien cambiar "Atributo" por "Ninguno" en las opciones del programa. "Ninguno" está a la derecha de "Atributo". 

En el caso de ser las fotografías rechazadas, o con el indicador de bandera negra, las seleccionaremos todas y las eliminaremos del disco. 

IMPORTANTE: para eliminar las fotos desde Lightroom siempre tenemos que elegir la opción Eliminar del disco. Si eligiéramos quitar de Lightroom, solo estaríamos quitando los enlaces creados, no las fotografías.  

Gestión de carpetas y archivos

A la hora de gestionar nuestras carpetas y archivos solamente debemos pinchar con el botón derecho del ratón encima de la carpeta en cuestión (recordad, en la pestaña de biblioteca).

- Podemos cambiar el nombre de dicha carpeta o eliminarla de Lightroom (no se puede eliminar del disco duro, así que tranquilos/as).

- Y sobretodo, podemos crear nuevas subcarpetas dentro de cualquier carpeta e introducir en ellas los archivos fotográficos que decidamos. Para ello, solamente tenemos que seleccionarlos y arrastrarlos hasta la nueva subcarpeta. 


Toda la gestión que realizamos dentro de Lightroom se ve reflejada en nuestra carpeta original situada en el disco duro. En dicha carpeta, por lo tanto, no tendremos que hacer nada. 

NOTA: tened atención a la hora de cambiar las fotos de una carpeta a otra o meterlas en una subcarpeta. Si lo hacemos sin fijarnos, podremos meter las fotos en cualquier otro sitio y luego no encontrarlas. Para estar seguros/as que el sitio es el adecuado, tendremos que fijarnos en el cursor del ratón (una mano cerrada). Arrastramos las fotos hasta que el cursor esté exactamente encima (a la misma altura o posición) de la carpeta o subcarpeta elegida. 




Importar fotografías en Lightroom

Los pasos para importar nuestras fotografías en Lightroom son los siguientes:

Antes de nada, es importante tener un archivo bien organizado en nuestro ordenador.

Es recomendable tenerlo en el disco duro, pero algunos lo tendremos en la carpeta Mis Imágenes.


Cuando vamos a pasar o importar fotos de un pendrive o de una tarjeta de la cámara, es mejor hacerlo fuera de Lightroom, ordenando las fotos en nuestro archivo. Una vez realizada esta acción, es cuando decidimos abrir Lightroom e importar todas las fotografías de la carpeta (desde este momento realizaremos toda la gestión, selección y clasificación de archivos dentro del programa).



Cuando ya hemos pinchado en IMPORTAR y estamos buscando nuestros archivos originales, en caso de que no los tengáis en el disco duro (podéis observar en la foto que salen los discos C y D), si pincháis en la flecha superior que está a la derecha de "seleccionar un origen", os dará las opciones de escritorio, mis documentos y mis imágenes. 





NOTA: recordad NO tener seleccionada la opción de "Incluir subcarpetas".


Una vez he encontrado los archivos que quiero importar, recordad que tengo que asegurarme que la opción que esté resaltada sea añadir.


Una vez estemos seguros, solamente tenemos que volver a pinchar en IMPORTAR (esta vez está abajo a la derecha). 



jueves, 1 de junio de 2017

Atajos del teclado en Lightroom

Estos son algunos de los atajos del teclado más interesantes. 

Tab: oculta los paneles izquierdo y derecho.
Tab + Mayúsculas: oculta todos los paneles.

L: para dejar solamente visible la foto. 
T: quita y pone la barra de herramientas. 
G: muestra la biblioteca en modo vista cuadrícula.
E: muestra la biblioteca en modo vista lupa.
D: muestra el módulo revelado.
R: vas directo al recorte.
P: añade el indicador de bandera blanca. 
X: añade el indicador de bandera negra.
U: quita los indicadores.

Ctrl+A: selecciona todas las fotografías.
Barra espaciadora: al presionarla se amplia la fotografía. Presionando de nuevo, se reduce. 

Formatos digitales

JPG: Es un formato con una muy buena compresión que permite un tamaño de almacenamiento relativamente pequeño. La cantidad de espacio ocupado en el disco duro es directamente proporcional a la calidad de la imagen. Es muy bueno para internet. En relación a los programas de retoque, decir que el jpg no admite capas ni información de transparencia. Es perfecto para internet.

TIFF: Es un formato muy extendido en el mundo de la fotografía porque ofrece muchas prestaciones como capas o información de transparencia. Tiene diferentes tipos de compresión y gracias a estos su tamaño es relativamente menor, aunque siempre entre 2 y 20 veces mayor que un jpg, por lo que es demasiado pesado para internet. La compresión más común y que no pierde calidad es la LZW, aunque no funciona bien con imágenes a 16 bits/canal. Por lo tanto, entre las distintas compresiones del tiff, como son LZW, ZIP o JPG, elegiremos la LZW cuando estemos trabajando a 8 bits/canal, y ninguna si trabajamos a 16. Es perfecto para imprimir con la máxima calidad. 

NOTA: Aunque no hemos hablado de los bits por canal, se refieren a la cantidad de bits de información necesarios para representar el color de un píxel en una imagen digital. Solamente debemos saber que podemos encontrarlo en el menú imagen – modo.

RAW: La traducción literal es “crudo”. Al contrario que el jpg o el tiff, no es un formato único, si no diferentes. Cada marca tiene el suyo propio. Básicamente, contiene la información que capta el sensor con una manipulación mínima, un conjunto de metadatos de la toma, y una pequeña copia en jpg (por esto algunos programas nos abren la imagen en pequeño, porque no están abriendo el raw, si no este pequeño jpg). Es como un negativo digital, del cual se pueden obtener diferentes copias. A este proceso se le llama revelado y consiste en dar una apariencia que nos guste a la copia y guardarla en un formato comprensible por cualquier tipo de programa (jpg o tiff). El archivo original RAW no se debe tirar nunca puesto que es como un negativo, por lo que tiene mucha más información que cualquier copia y podremos seguir haciendo copias diferentes.

NOTA: Los metadatos son los datos que contienen la información de la toma, como fecha, hora, cámara, velocidad, abertura e ISO.