miércoles, 15 de noviembre de 2017

Objetivos

El objetivo hace posible que nitidez y luminosidad no sean opuestas en la fotografía. Recibe los haces de luz procedentes de un objeto y modifica su dirección hasta crear la imagen óptica, replica luminosa del objeto, que envía al sensor. Proporciona una imagen más libre de aberraciones ópticas, gracias a la evolución de la óptica y a que se incorporan diferentes grupos de lentes (convergentes y divergentes) que contrarrestan las aberraciones. 

Distancia focal: distancia en milímetros entre el centro óptico y el plano donde se forma la imagen (sensor digital y plano frontal del objetivo). En la actualidad vemos que esta distancia no se corresponde con la realidad, pero si el ángulo de visión. 

Clasificación de mercado (aproximativa): Ojo de Pez: 6mm, 8mm, 10mm, 12mm. Gran angular: 16mm, 18mm, 20mm, 24mm. Angular: 28mm, 30mm, 35mm. Normal: 45m, 50mm, 55mm. Similar visión humana (diferencia entre planos). Tele corto: 70mm, 80mm, 100mm, 135mm. Tele medio: 180mm, 200mm, 300mm. Super tele: 400mm, 1000mm. 

Clasificación por usosRetrato: teles cortos. Interior, paisaje, documental: grandes angulares y angulares. Moda: teles cortos. Deportes: teles medios y largos.
Efecto angular-tele: El efecto angular aleja los planos entre si por lo que da la sensación de mayor profundidad, mientras que el efecto tele es el contrario por la compresión entre los planos.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Mecanismos de control

Antes de disparar se deben tener en cuenta 3 cosas de forma independiente. El enfoque (presionar el botón de disparo hasta la mitad y comprobar que el foco esté en el punto elegido), el encuadre (elegir los elementos que se desea entren en la toma) y comprobar la exposición que selecciona la cámara a través del exposímetro.
Exposímetro (1880): Indica la exposición al medir la intensidad de la luz. Puede controlarse la cantidad de luz que llega al sensor de dos formas: abriendo o cerrando (aclara u obscurece) la imagen mediante una abertura variable situada tras el objetivo, o variando el tiempo durante el que la luz llega al sensor mediante un obturador regulable. Es decir, usando una velocidad y un diafragma.
Diafragma: La abertura variable está formada por un conjunto de laminillas que se solapan, determinando en su centro un orificio de diámetro variable que controla la cantidad de luz que pasa a su través. El anillo de control de la abertura puede tener pasos fijados en números f marcados o intermedios. El diafragma se puede ajustar de manera regular en diferentes puntos entre la abertura mínima y la máxima
Obturador: El más común el de cortinillas o plano focal: Se ubica en el cuerpo de la cámara. Se desarrollo en los años 80 para conseguir velocidades más rápidas.
Velocidad de Obturación: Regula la exposición de la película a la luz abriendo y cerrando un mecanismo a distintas velocidades. Determina el tiempo durante el cual la luz entra en la cámara y afecta al sensor, y con ello la influencia del movimiento de la cámara en la imagen final.
30”-15”-8”–4”-2”-1”-½-¼-1/8-1/15-1/30-1/60-1/125-1/250-1/500- hasta 1/8000.
Bulb: Mientras se mantenga presionado el obturador estará abierto.
T: Cuando se pulsa se abre el obturador y al volver a pulsar se cierra.
Esto determina 4 tipos de fotografías.
Instantánea: el sujeto queda congelado y el fondo estético. El grado de desplazamiento no es apreciable para el ojo humano.
Barrido: Sujeto que se mueve queda congelado en apariencia y el fondo movido.
Estela: El sujeto en apariencia movido y el fondo quieto.
Todo movido: A veces puede ser la que mejor represente un momento. Y no solo un error como estamos habituados a pensar.
Estas fotografías dependen a su vez de: Velocidad del sujeto. Distancia de toma. Focal utilizada. Dirección o trayectoria respecto al eje óptico. Recordamos el posible uso del flash como dispositivo para congelar la velocidad.
NOTA: Lo q consideramos exposición correcta depende en gran medida de lo que para nosotros es importante en la fotografía: sombras, luces,… En ningún momento será capaz de elegirlo la cámara. Podemos sobreexponer (permitir la entrada de más luz) o subexponer (recortar la entrada de luz) manualmente o a través del mando (+/-) de la cámara.

martes, 24 de octubre de 2017

La cámara digital

Modos de exposición: El mejor modo para utilizar es P: la cámara decide todo como en automático, pero nos permite cambiar la ISO, (+/-) y el flash. 
Otros modos son M: decidimos todo, siempre en base a los datos que nos sugiere la cámara. A: Elegimos la abertura y la cámara la velocidad. V: Elegimos la velocidad y la cámara la abertura.
Escenas: Son formas de decirle a la cámara que tipo de fotografía vamos a realizar y en base a esto la cámara se configura. Debemos tener cuidado con lo que creemos que la cámara hace. Necesitaremos leer esa parte del manual.
Por ejemplo: Si deseamos hacer una toma nocturna y seleccionamos la escena nocturna lo que la cámara está haciendo es sobreexponer un poco de tal manera que si intentamos hacer esta fotografía con la cámara en la mano, nunca nos saldrá. Deberemos apoyar la cámara en algún sitio.
Nota: Dependiendo del tipo de cámara nos permitirá acceder o no a diferentes modos de exposición y a diferentes escenas.
Mandos de la cámara: Debemos saber que las cámaras suelen tener 3 posiciones básicas y asegurarnos en cuál de ellas estamos. Fotografía, video (simbolo una cámara de video) o visionado (símbolo del Play). Cuando nos aseguremos de estar en Fotografía podemos empezar a disparar recordando los diferentes mandos que podemos usar para que nuestras tomas sean como queramos:
(+/-) o EV: Sobreexposición y subexposición: Nos servirá para aclarar u obscurecer un poco la toma si no nos gusta resolvió la cámara la fotografía. En caso que tengamos mucho contraste en la toma posiblemente no lo resuelva bien y será conveniente usar este mando.
Después de haber variado el valor volver a colocarlo en 0.
Sensibilidad (ISO): es la rapidez del sensor para captar la luz. Se puede modificar. Cuanto más alto (800, 1600) sea el número más fácil captaremos la imagen aunque perderemos calidad. Cuanto más bajo (100, 200) sea el número tendremos mucha calidad aunque la fotografía tardará más.
Si tenemos mucha luz usamos ISO baja y si tenemos poca ISO alta.
Recordar siempre que nos podemos apoyar para evitar que las fotografías salgan movidas cuando tenemos poca luz.
FlashDebemos ser nosotros los que decidamos si queremos flash en nuestra fotografía. Para ello tenemos el flash siempre quitado. Sólo cuando veamos que lo queremos lo activamos.
Para retratos tenemos también el “flash de ojos rojos”.
Por último, si no queremos decidir esto, podemos colocar el flash en automático y que la cámara decida.
Temporizador: Usarlo cuando queremos salir en la fotografía o cuando apoyamos la cámara porque hay poca luz y será una exposición larga.
Macro: Tendremos que activarlo para enfocar a objetos cercanos.
WBEl balance de blancos hemos dicho que lo tendremos siempre en automático. Si vemos que una fotografía nos sale azul, por ejemplo, buscaremos este mando para comprobar que esté en automático.
Notas: Buscamos estos iconos y sus respectivos botones en el manual.

miércoles, 18 de octubre de 2017

Ojo vs Cámara

La luz es esencial en fotografía, palabra que significa “escritura con luz”. Sin luz es imposible ver o tomar fotografías y es la luz la que hace a los objetos visibles al ojo y a la cámara. Pero desde el punto de vista de la fotografía, lo más importante es que la luz se desplaza en línea recta (rayos que atraviesan el humo, las nubes, o en las sombras).
El ojo es capaz de percibir con claridad los objetos gracias a que sólo admite una cantidad de luz limitada a través de un pequeño orificio, pupila, que el cristalino enfoca a continuación. Incluso, al igual que la fotografía, crea una imagen invertida. Pero aquí terminan los parecidos. Hay diferencias como la visión selectiva del ojo (solo se ven claras las palabras que se leen mientras el resto se ven borrosas), la escena limitada vista en la fotografía, y la sensibilidad (el ojo se adecua a la situación ambiental mejor que la fotografía, aunque esta jugando con los periodos de exposición puede mejorar el resultado). La fotografía exagera los contrastes entre las partes claras y obscuras por lo que no puede enfrentarse a ciertos contrastes (interior o exterior). De este modo, en la fotografía, tenemos que elegir entre luces y sombras a la hora de encuadrar (no incluir ambas si son exageradas, para que todo salgo tal y como lo vemos) o la hora de exponer (si es que tenemos ambas dentro de nuestro encuadre).

Un poco de historia

La posibilidad de formar imágenes mediante un orificio pequeño es conocida desde la época de Aristóteles, y constituye la base de la cámara obscura. Una sala dotada de una pequeña abertura en una de las paredes a través de la cual se proyectaba en una pared situada enfrente una imagen invertida de la escena exterior. Esta imagen es obscura y poco definida, porque el agujero ha de ser muy pequeño, lo que provoca una cierta dispersión de los rayos que lo atraviesan. Para producir una imagen más luminosa y definida es preciso recoger más luz y hacer que los rayos converjan, es decir, enfocar. Esto exige el concurso de una lente convergente (disco de cristal más grueso en el centro que en los bordes, todos los rayos de luz convergen en un punto), que resuelve los problemas que plantea el agujero, lleva a foco todos los puntos y forma una imagen muy clara.
Se desarrolla en el Renacimiento, como ayuda al dibujo fácil. Los pintores empezaron a utilizarla para trazar las perspectivas geométricamente correctas que exigía la pintura renacentista. ESe fue reduciendo el tamaño de la cámara hasta hacerla portátil; la cámara oscura paso de ser una habitación grande a ocupar el tamaño de una cabaña pequeña, luego un coche de caballos, una tienda de campaña pequeña y por fin, un cajón.
La primera fotografía conservada data de 1827. Es una vista desde la ventana de Niepce. Necesitó 8 horas de exposición. Textos suyos no dejan duda de que había conseguido fijar la imagen de la cámara una década antes. Quería oficializar el descubrimiento pero Daguerre le convenció de lo contrario diciendo que había que esperar para perfeccionarlo.
El 19 agosto 1839 se anunció en Paris que Louis Daguerre había descubierto un procedimiento con el que fijaba la imagen de la cámara obscura por la acción de la propia luz. Había desarrollado un material fotosensible. Exigía más de media hora de exposición. En pleno momento industrial, de avances enormes, la sociedad requería, demandaba rapidez también en este ámbito. Este invento causo un impacto tremendo, porque ya se podía disponer de un medio de reproducción rápido, y sin necesidad de pinceles ni habilidad. Esta noticia sorprendió a William Henry Fox Talbot, hombre de ciencias inglés, que con total independencia había inventado una técnica que le pareció idéntica a la de Daguerre.
Daguerre llamó a su invento Daguerrotipo, de un tamaño considerable, aunque poco a poco fue cogiendo unas dimensiones aceptables, que funcionaba más o menos como la cámara actual, aunque en vez de dar un negativo, daba directamente un positivo, por lo que cada imagen era única y no reproducible. Al mismo tiempo, debido a lo poco sensibles que eran las placas que usaba, se necesitaban tiempos de exposición muy largos, por lo que los temas eran siempre de arquitectura. No se podía tomar a personas. Pocos días después del anuncio, una revista ya publicó una litografía de un daguerrotipo. Estas copias, impresas mediante las técnicas gráficas convencionales, se hicieron rápidamente populares. El invento de Fox Talbot si usaba el negativo y hacia copias en positivo.
Habrían de pasar 40 años hasta que las fotografías hicieran acto de presencia en las páginas de libros y periódicos, lo que ocurrió mucho antes de que el cine y la televisión hicieran de la imagen algo cotidiano. Actualmente estamos tan acostumbrados a la presencia de la fotografía que difícilmente podemos apreciar hasta qué extremo ha ampliado y transformado nuestra visión del mundo. Sin la fotografía nuestro conocimiento del mismo sería reducidísimo.

lunes, 16 de octubre de 2017

Formatos digitales

JPG: Es un formato con una muy buena compresión que permite un tamaño de almacenamiento relativamente pequeño. La cantidad de espacio ocupado en el disco duro es directamente proporcional a la calidad de la imagen. Es muy bueno para internet. En relación a los programas de retoque, decir que el jpg no admite capas ni información de transparencia. Es perfecto para internet.

TIFF: Es un formato muy extendido en el mundo de la fotografía porque ofrece muchas prestaciones como capas o información de transparencia. Tiene diferentes tipos de compresión y gracias a estos su tamaño es relativamente menor, aunque siempre entre 2 y 20 veces mayor que un jpg, por lo que es demasiado pesado para internet. La compresión más común y que no pierde calidad es la LZW, aunque no funciona bien con imágenes a 16 bits/canal. Por lo tanto, entre las distintas compresiones del tiff, como son LZW, ZIP o JPG, elegiremos la LZW cuando estemos trabajando a 8 bits/canal, y ninguna si trabajamos a 16. Es perfecto para imprimir con la máxima calidad. 

NOTA: Aunque no hemos hablado de los bits por canal, se refieren a la cantidad de bits de información necesarios para representar el color de un píxel en una imagen digital. Solamente debemos saber que podemos encontrarlo en el menú imagen – modo.

RAW: La traducción literal es “crudo”. Al contrario que el jpg o el tiff, no es un formato único, si no diferentes. Cada marca tiene el suyo propio. Básicamente, contiene la información que capta el sensor con una manipulación mínima, un conjunto de metadatos de la toma, y una pequeña copia en jpg (por esto algunos programas nos abren la imagen en pequeño, porque no están abriendo el raw, si no este pequeño jpg). Es como un negativo digital, del cual se pueden obtener diferentes copias. A este proceso se le llama revelado y consiste en dar una apariencia que nos guste a la copia y guardarla en un formato comprensible por cualquier tipo de programa (jpg o tiff). El archivo original RAW no se debe tirar nunca puesto que es como un negativo, por lo que tiene mucha más información que cualquier copia y podremos seguir haciendo copias diferentes.

NOTA: Los metadatos son los datos que contienen la información de la toma, como fecha, hora, cámara, velocidad, abertura e ISO.


Transferir las fotografías al ordenador

Transferir nuestras fotografías de la tarjeta de memoria de la cámara a nuestro ordenador, es muy sencillo. Para la organización de dichas fotos en carpetas utilizaremos un sistema sencillo de organización en árbol. Partiremos de la base de que almacenamos las fotos dentro de un disco duro, ya sea integrado o externo, y en él crearemos una carpeta "fotografía".


Dentro de esta carpeta crearemos las subcarpetas necesarias para organizar bien nuestro archivo fotográfico. Es muy aconsejable incluir unas subcarpetas por años dentro de cada categoría e incluir la fecha en el nombre de la carpeta, ya que así nos resultará más fácil localizar las fotos. Por ejemplo:

17_06_05 Viaje a Italia